miércoles, 4 de mayo de 2011

Aceptar, respetar y amar a los niños, también son sinónimos de buen trato.

Para lograr que los niños se sientan totalmente aceptados es fundamental poseer preocupación por ellos, ser la persona a la que siempre puedan acudir en circunstancias adversas o simplemente para compartir y refugiarse.

Las maneras de criar a los hijos son diferentes en todas las culturas y varían de un hogar a otro, ya que los criterios que utilizan en la crianza se definen en los hábitos, costumbres y en las tradiciones que son trasmitidas por las generaciones anteriores.

El buen trato también es estimular a los niños para que puedan desarrollar al máximo sus potencialidades, aceptando el temperamento de cada niño y permitiéndoles enfrentar desafíos correspondientes a su edad, los cuales trasmiten un sentimiento de responsabilidad.

Un sistema adecuado de crianza se tiene que basar primordialmente en la educación para la no-violencia y sí bien ningún adulto quiere maltratar a los niños, existen formas de maltrato que no se perciben como tales y que en ocasiones los adultos incurren en ellas. Lucia Pinzón Sicóloga especialista en conducta infantil asegura que: ”En la sociedad hay adultos que en ocasiones efectúan malos tratos por descuido, equivocación o ignorancia o porque imaginan legítimo el uso del castigo físico con el propósito de corregir una conducta no adecuada.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.